fbpx

Una historia verdadera

Descárgalo en PDF


Señores: soy inocente.

Ya sé, ya sé que no me creen. Sólo quiero que escuchen lo que tengo que contar. Lo que sucedió tal como yo lo viví.

Siempre he sido un poco solitario, no he tenido facilidad para hacer amigos, y créanme que lo he intentado. Lo he intentado muchas veces. Pero basta de lamentos. Vamos al asunto que me llevó al hospital y de allí directamente a la cárcel.


Todo empezó un día como tantos. Yo iba por el bosque donde vivo buscando setas para comer, porque últimamente me he hecho vegetariano. De pronto vi venir a esa niña. La conocía de verla pasar y me parecía simpática. Había pensado muchas veces hablar con ella, decirle algo, pero temiendo que se asustara de mi aspecto y me rechazara, me escondía cuando la veía cerca.

Ese día me atreví. Salí a su encuentro con la mejor de mis sonrisas y sin más rodeos le pregunté que a dónde iba, sólo por decir algo. Me alegró mucho y me dio seguridad que la niña no sólo no se asustara, sino que tan tranquila me contestara que iba a casa de su abuela a llevar no sé qué por que se encontraba mal. Un poco nervioso todavía, pero animado por su buena acogida y sin saber muy bien qué decir, le propuse una carrera, un juego, porque sé que eso gusta a los niños. Ella aceptó encantada y yo eché a correr, decidido a ganar, sólo por impresionarla, para que admirara mi fuerza, ya que no mi belleza.


Llegué mucho antes que ella, claro. Conocía perfectamente la casa de la abuela, como conocía cada rincón de mi bosque. Desgraciadamente ahí empezaron mis problemas. La abuela se puso histérica en cuanto me vio. No quiso escuchar nada de lo que le decía. Salió corriendo y se encerró en un armario. Por lo visto no estaba tan mala como decía.

No sabía qué hacer mientras esperaba a Caperucita, que así se llama la niña. Una vez más me sentía un fracasado, la gente siempre acababa huyendo de mí. Decidí que no iba a rendirme: le demostraría a la dichosa abuelita que yo no era un monstruo, que me había hecho amigo de su nieta y pensaba seguir siéndolo.

Busqué un camisón y un gorro de la abuela y me metí en la cama haciéndome pasar por ella. Al rato llegó la niña y empezamos a hablar sobre mi aspecto, que a ella le parecía raro. Yo seguía la broma diciendo tonterías de que tenía los ojos grandes para verla mejor y todo eso que cuentan. Pero lo que no hice en ningún momento fue amenazar a nadie, si lo dicen mienten. Lo que pasó fue que la abuela salió del armario hecha una furia y se abalanzó sobre mí, dispuesta a matarme y dando unas voces terribles. Tanto gritó que asustó a Caperucita y hasta la oyó un cazador que pasaba por allí. Ya saben lo que cuentan: que me las quería comer a las dos, que si me las llegué a comer… Nada de eso es cierto. Cuando llegó el cazador me encontró luchando con la abuela,

defendiéndome como podía de sus garras, porque me quería estrangular. La escena que él vio no era lo que parecía. La abuelita es una fiera y yo estaba luchando por mi vida, pero el cazador no pensó lo mismo y me pegó dos tiros que casi me matan.

Entonces la “abuelita” se echó a llorar y abrazó a su nieta, que también lloraba sin entender nada.

En el juicio por intento de homicidio doble, nadie me escuchó, ni siquiera mi abogado creyó mi historia. ¡Cómo iban a creerme viendo a esa pobre viejita y a esa dulce niña frente a un lobo peludo de dientes enormes! Si algún día salgo de la cárcel no volveré a acercarme más a un ser humano ¡Lo juro!



ACTIVIDADES

1) Subraya siete adjetivos calificativos que hay en el siguiente párrafo:

Todo empezó un día como tantos. Yo iba por el bosque donde vivo buscando setas para comer, porque últimamente me he hecho vegetariano. De pronto vi venir a esa niña. La conocía de verla pasar y me parecía simpática. Había pensado muchas veces hablar con ella, decirle algo, pero temiendo que se asustara de mi aspecto y me rechazara, me escondía cuando la veía cerca. Ese día me atreví. Salí a su encuentro con la mejor de mis sonrisas y sin más rodeos le pregunté que a dónde iba, sólo por decir algo. Me alegró mucho y me dio seguridad que la niña no sólo no se asustara, sino que tan tranquila me contestara que iba a casa de su abuela a llevar no sé qué por que se encontraba mal. Un poco nervioso todavía, pero animado por su buena acogida y sin saber muy bien qué decir, le propuse una carrera, un juego, porque sé que eso gusta a los niños. Ella aceptó encantada y yo eché a correr, decidido a ganar, sólo por impresionarla, para que admirara mi fuerza, ya que no mi belleza.

2) Coloca estos sinónimos en el sitio que les corresponde: ocurrió, comenzó, iba, observé, ocultaba.

Ejemplo: escuchen ———-> oigan

sucedió ———–>

empezó ————>

caminaba ———–>

contar —————->

vi ———————–>

escondía ———–>


3) Clasifica las siguientes palabras según su género: hospital, cárcel, día, bosque, rincón, vez/veces, problemas, dientes


Masculino dientes………………………………………………………

Femenino ………………………………………………………………….


4) Elige la expresión equivalente en cada caso : un día cualquiera, inmediatamente, actitud amistosa; una gran sonrisa; fingiendo ser .

Ejemplo: seguía la broma ————>mantenía el equívoco .

-sin más rodeos —————————-→

-haciéndome pasar por —————–→

-la mejor de mis sonrisas—————–→

-buena acogida——————————→

-un día como tantos ———————-→


5) ¿Verdadero o falso?

-La abuela fue culpable de todo, no el lobo.

– El cazador andaba buscando al lobo.

– El juego que propuso el lobo no le pareció mal a Caperucita.

– El lobo planeaba comerse a la niña y a la abuela, pero su plan fracasó.

– Nadie creyó al lobo.


SOLUCIONES

1) Subraya seis adjetivos calificativos que hay en el siguiente párrafo:

Todo empezó un día como tantos. Yo iba por el bosque donde vivo buscando setas para comer, porque últimamente me he hecho vegetariano. De pronto vi venir a esa niña. La conocía de verla pasar y me parecía simpática. Había pensado muchas veces hablar con ella, decirle algo, pero temiendo que se asustara de mi aspecto y me rechazara, me escondía cuando la veía cerca. Ese día me atreví. Salí a su encuentro con la mejor de mis sonrisas y sin más rodeos le pregunté que a dónde iba, sólo por decir algo. Me alegró mucho y me dio seguridad que la niña no sólo no se asustara, sino que tan tranquila me contestara que iba a casa de su abuela a llevar no sé qué por que se encontraba mal. Un poco nervioso todavía, pero animado por su buena acogida y sin saber muy bien qué decir, le propuse una carrera, un juego, porque sé que eso gusta a los niños. Ella aceptó encantada y yo eché a correr, decidido a ganar, sólo por impresionarla, para que admirara mi fuerza, ya que no mi belleza.

2) Coloca estos sinónimos en el sitio que les corresponde: decir, ocurrió, comenzó, iba, observé, ocultaba.

Ejemplo: escuchen ———-> oigan

sucedió ———-→ ocurrió

empezó ————>comenzó

caminaba————→ iba

contar —————→ decir

vi ———————-→ observé

escondía———–→ ocultaba


3) Clasifica las siguientes palabras según su género: cárcel, día, bosque, rincón,veces( plural de vez); problemas, dientes


M: dientes ,hospital, día, bosque, rincón, problemas

F : cárcel, vez


4) Elige la expresión equivalente en cada caso : un día cualquiera, inmediatamente, actitud amistosa; una gran sonrisa; fingiendo ser .


Ejemplo: seguía la broma ————>mantenía el equívoco .


-sin más rodeos —————————-inmediatamente

-haciéndome pasar por —————-fingiendo ser

-la mejor de mis sonrisas—————una gran sonrisa

-buena acogida——————————actitud amistosa

-un día como tantos ——————— un día cualquiera


5) ¿Verdadero o falso?


-La abuela fue culpable de todo, no el lobo. V

– El cazador andaba buscando al lobo. F

– El juego que propuso el lobo no le pareció mal a Caperucita. V

– El lobo planeaba comerse a la niña y a la abuela, pero su plan fracasó. F

– Nadie creyó al lobo. V

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
We use our own and third party cookies to improve the user experience through your browsing. If you continue browsing you accept its use. Cookies Policy